* La organización de eventos deportivos convoca a miles de personas todo el año y no necesariamente todos son fanáticos de una u otra disciplina

México, Distrito Federal, 07 de octubre del 2015.- El Gran Premio de México que se corre a fin de mes en el Autódromo Hermanos Rodríguez es un auténtico imán para los amantes del automovilismo, sin embargo, no son los únicos que siguen de cerca el desarrollo de este tipo de competencias de nivel internacional.

El Gran Premio de México vuelve al país después de 23 años y la expectativa es alta, pues en materia económica las autoridades federales estiman que habrá una derrama de 400 millones de dólares con la llegada de más de 300 mil turistas nacionales y extranjeros en estas fechas.

Para el Consejo Mexicano de Turismo Deportivo (COMETUD) estos eventos son un ejemplo de la influencia deportiva en el turismo como sector y en la economía misma, ya que atrae a cientos y miles de turistas pasivos.

“El Gran Premio de México cautiva por sí mismo, mueve a miles de aficionados que preparan con semanas o meses de anticipación su agenda para estar en el evento, aquí es donde detectamos al turista activo y pasivo; el primero, ya sea que lo practique o tiene pleno conocimiento del deporte, y el segundo es quien también asiste al evento, pero no necesariamente es fanático, por decirlo de alguna forma.

“Datos como la generación de 18 mil empleos directos e indirectos en torno a la carrera  auguran trabajo en hoteles, restaurantes, servicios de transporte aéreo y terrestre, incluso visitas y paseos, no solo son los pilotos, hay todo un equipo de miles de personas detrás”, comenta José Luis Sosa Limón, Director General del COMETUD.

El COMETUD trabaja actualmente en la conjunción de esfuerzos que no solo beneficien al segmento del turismo deportivo, sino que generen mecanismos permanentes de desarrollo que involucren a deportistas, federativos, iniciativa privada, instituciones gubernamentales y promotores en general.

“En el COMETUD estamos afinando la conformación de una red nacional que impulse la inversión y la creación de empleos, pero no solo cuando cierto destino recibe uno u otro evento, sino todo el tiempo.

“El propósito es ampliar el panorama y trasformar la visión que se tiene el turismo deportivo. Lo mismo golf, que ciclismo, esquí, buceo, parapente, escalda, pesca, entre muchas más disciplinas, trabajamos en la consolidación del turismo deportivo como modelo de desarrollo”, indica Sosa Limón.

Con información de la Secretaría de Turismo.

En Twitter