El deporte amateur o profesional es garantía de movilidad para todos los destinos, desde grandes ciudades hasta pequeñas comunidades se mueven en cualquier época del año gracias a cientos y miles de aficionados

Ciudad de México.- Se acerca el fin de año y contrario a lo que podría pensarse, es una época en la que se movilizan miles de personas que hacen del deporte un pretexto para viajar en los periodos vacacionales.

En grupos, solos o acompañados de sus familiares y amigos, aprovechan el asueto decembrino para conocer algún destino o, simplemente, volver a ese lugar que desde hace años es motivo de reunión cada año, por ejemplo las clásicas rodadas en motocicleta o bicicleta, caminatas, carreras de montaña, salidas de pesca en playas o lagunas, entre otras actividades de esparcimiento que mantienen activa la economía del sector.

De acuerdo con información publicada por booking.com hace unas semanas, a nivel mundial el deporte con más personas que deciden viajar motivados por su afición deportiva es el futbol con el 69 por ciento de los encuestados, seguido del basquetbol con el 20 por ciento y el tenis con el 17 por ciento, sin embargo, hay un dato revelador: en el caso de los mexicanos el 21 por ciento de ellos decide invertir más en un viaje deportivo que uno en familia.

No cabe duda que si de turismo deportivo se trata, entonces la pasión deportiva manda. Para muestra tenemos a los 3.8 millones de asistentes que reporta la Liga MX en las 18 jornadas regulares del Torneo Apertura 2019, sin dejar de lado los más de 592 mil fans de la Liga MX Femenil en el mismo campeonato. Y solo hablamos de la movilidad del futbol que tiene juegos cada semana en todo el país.

Después de futbol están las ligas de beisbol, basquetbol, voleibol, los circuitos atléticos, los torneos de golf y, obviamente, actividades mundiales como el Gran Premio de México, recientemente reconocido como el “Mejor Evento del Año” del máximo circuito del automovilismo por quinta ocasión consecutiva. En conjunto, millones de turistas, nacionales o extranjeros, inyectan dinamismo a un segmento con características únicas.

Esta movilidad responde a la infraestructura turística nacional y el constante interés de los aficionados por los eventos internacionales, una mezcla que deja de manifiesto que el turismo deportivo es un producto que goza del gusto del turista todo el año, tanto en los eventos locales permanentes como los eventuales de talla mundial y hasta el momento la Ciudad de México, Guadalajara, Cancún, Acapulco, Monterrey y Los Cabos, son la punta de lanza del segmento, el cual, de acuerdo con estimaciones del Consejo Mexicano de Turismo Deportivo (COMETUD), se mantendrá al alza en el 2020.